Seguir a Sony España

Observe el futuro desde el primer TV OLED Sony XEL-1

Comunicado de prensa   •   ene 01, 2009 12:00 CET

Al contrario que los TV LCD convencionales que necesitan un sistema de iluminación trasera o lateral, las pantallas OLED emiten su propio brillo. Cuando un píxel está apagado, es auténticamente negro - no hay leves pérdidas de luz producidas por la retroiluminación - por lo que la diferencia entre el blanco y negro (el ‘ratio de contraste’) es enorme: en el caso del XEL-1 es superior a 1.000.000:1. Este inmenso rango ofrece una fidelidad casi perfecta, con luces y sombras que parecen completamente naturales, colores fantásticamente ricos y detalles siempre distinguibles.

La pantalla OLED de 11 pulgadas puede verse desde prácticamente cualquier ángulo sin pérdida de definición, y es capaz de una respuesta prácticamente instantánea en pocos microsegundos, más de 1.000 veces más rápida que los TV LCD, por lo que la reproducción de movimientos es excepcionalmente suave, sin prácticamente ningún desenfoque de imagen. Trabajando por dentro, el procesamiento de imagen Fine Motion del XEL-1 asegura que la acción en pantalla sea todo lo buena que sea posible. La tecnología ‘Super Top Emission’ añade el toque final, disminuyendo la luz ambiente reflejada y mejorando la pureza de color.

Otra ventaja esencial de no tener retroiluminación es que la pantalla puede ser increíblemente delgada, lo que permite un cambio radical de diseño. Y el XEL-1 lo aprovecha al máximo, combinando su osadamente delgada pantalla de 3 mm¹ con un innovador soporte voladizo desde un lateral de la base. El resultado es absolutamente distintivo y una declaración inconfundible de alta tecnología de lujo.